13 de septiembre de 2010

HAY EL AMOR

 
 
Escribir por amor
es toda una travesía,
se hace por dolor
o por vivir en fantasía.

Escribir por este sentimiento,
mucha veces llega a involucrar
plasmar un absurdo pensamiento
implica nuestra alma desnudar.


Porque el amor es mas que una sensación,
mas que tan solo un estado de locura,
que a veces oprime el corazón,
de una forma constante y dura.

Amar es fuente de humildad
y de soberbia a la vez
pues te llena de felicidad
o de odio en un dos por tres.


Que bello es amar cuando se es correspondido,
cuando crees haber encontrado tu media naranja,
pero si por el contrario
tu amor no es entendido
caes en una terrible zanja
y te conviertes en un horrible estrafalario.


Estrafalario por que no piensas mas que en una cosa
en el de poderte vengar,
de tu amiga, novia o esposa
que tu ego pudo lastimar.


Por ello es amor es un arma de dos filos
que hay que saber manejar,
sin enrredar sus hilos
y respetando al que has de amar.


El amor es un dulce regalo
que nuestro Dios nos brindo,
desde el principio de los tiempos
dulce como el zandalo
y como la rosa de lindo
que nos hace girar como trompos.


Girando para encontrar la manera,
de poder lograr,
que la otra persona te quiera
como tu lo has de inmaginar.


Hay amor lleno facetas,
lleno de promesas y de cumplidos
lleno de caretas
y por supuesto de falsos cupidos.


Amor de joven,
amor de viejo,
amor que no ven,
amor tan complejo.


Dulce sensación,
que engalana nuestros sentidos,
que llena nuestro corazón
de rítmicos latidos.