7 de octubre de 2010

ANCLAJE

 
 
Mis emociones están en un puerto seguro, lugar que trato de mantener activo.
Donde pasan frecuentemente tormentas que proceden de lugares lejanos tal ves.

Algunas amainan su fuerzas y se aquietan, continuando al acecho sin actividad quizás el entorno no le es favorable y se olvidad que algún día serán tempestad.

Otras llegan con aparente quietud, dando lugar a un posible descanso pero de a poco cambian su actitud y terminan en un temporal muy denso.

Muchas veces los vientos soplan destrozando el anclaje de las emociones.
Liberándola a lugares distantes, despertando en el tiempo otras sensaciones.

Hago empeño en que todo siga normal, con esfuerzo diario y comprometido, no mirando espacios vacíos y ayudar algún corazón herido.


Robi