27 de octubre de 2010

Atardecer con Celos

 
 
Nuevamente la tarde gris comienza a cerrar sus parpados que la llevan pacientemente al descanso nocturno con la melodía de la suave lluvia que moja la tierra, perfumando con un suave olor que adormece mis sentidos Y tú mi dulce enamorada te encuentras en el jardín disfrutando un tiempo caluroso en la pileta, jugueteando con el agua que cae sobre ti mojando suavemente todos tus rincones de tu esbelto y frágil cuerpo de mujer.
Pero en un instante de la apacible tarde veo algo que impacta mi razón haciendo que mis emociones desarrollen todo su potencial, aumentando los latidos de mi corazón y sintiendo la sangre fluir por mis venas.
Observo nuevamente la situación, confirmando como el agua que cae acaricia su cuerpo, y tú deleitándote con ese toque sutil que poco a poco toca toda tu silueta despertando en mí unos terribles celos que me hicieron pronunciar estas palabras.

¡Lluvia, tu que eres mi amiga ¡
Con quien disfrute momentos placenteros
No deleites con tus bellas caricias y trates de seducir a la que mas yo quiero.



Robi