14 de octubre de 2010

Elogio a ti mujer.

 
 
El destino se detuvo
al cruzarse con tu mirada.

Ni siquiera los dioses
supieron predecir tanta belleza.