1 de noviembre de 2010

ABANDONO...



Y este deseo que no ahogo,
deja en mi un nombre
que no nombro…

Luce la oscuridad lánguidas sombras
que se pasean junto a las sobras
de esta noche de no arropa
tus labios en mi espalda,
mientras dibujas los mapas
de mis anhelos y tus ganas,
entrando en mis venas
sin pedir permiso ni hora
para ejecutar los sabores
que buscas en los roces
de los días y sus albores..

Los sentidos se me rebelan,
no entienden de esta ausencia,
en alerta permanente,
al borde de la demencia.

Amaneceres rotos
por los llantos de las llamadas
de la piel abandonada
al olvido y la desgana,
rumiando una y otra vez,
los restos de la batalla
que dejó tu abandono
en mi cuerpo, y en mi alma…

Elizabetta
Nov. de 2010