17 de noviembre de 2010

CON PERMISO, DE USTEDES

 
 
A ya llego,
la carne dolorida,
por el espasmo,
en la espalda,
recta, muy recta
siempre;
una vez un niño
me dijo
"porque las bailarinas tienen la cara triste?"
no supe contestar,
pero era y sigue siendo
una buena pregunta;
en el drama de los gitanos,
con ese cante jondo,
que proviene
de siglos,
comprendo,
ese dramatismo
profundo,
encarnado en los gitanos
y embelesado
por Joaquín Cortes,
ese bello, hermoso,
bailaor, que llevó
a escena, mundial,
ese dolor
expresado, 
con sutileza,
sin mayores
alborotos;
yo hoy quería decir
esto, con el permiso
vuestro,
ya que a veces
me confundo,
si lo mío es mío
siempre, o de todos!



 

http://www.deloquenosehabla.blogspot.com/