3 de noviembre de 2010

DESTINO...


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
¡Cuesta tanto ser positiva!
¡Ay, ese incierto destino
herido en su meridiano
con la flecha de lo imposible
con el arco de lo mundano!
¿No será acaso mío
si por ello he de rendirme?

Este equilibrio sin sentido,
me hace perder la calma
por el miedo escondido,
por la cobardía que marca.
¡cuantas cuentas pendientes!
¡cuantos dimes y diretes!
cuando yo solo busco
una paz infinita
una palabra no hiriente
un momento a encontrar
donde solo exista la verdad
sin lamentos ni abandonos,
sin olvidos ni demonios…

Vendería mi alma al diablo,
si con ello obtuviera
la paz que busco
por la vida y sus riberas,
más no creo que exista
ni dios que concederme ello pueda,
ni demonio con quien
contraer la deuda,
solo existe el purgatorio
donde fui condenada a vagar,
sin un adiós cercano
que impida desperdiciar,
lo que por mis ojos derramo,
lo que con mis manos regalo…

Elizabetta
Nov de 2010