22 de noviembre de 2010

Quien pudiera

 
 
Quien pudiera volver a su niñez,
para volver a comenzar
omitiendo de la vida la vejez,
redescubriendo lo que es amar.

Quien pudiera ser niño de nuevo,
para evitar este o aquel error,
sin llegar a ser grandevo,
que siempre nos causa temor.

Quien pudiera volver a ese tiempo maravilloso,
cuando en nosotros no existía el estrés,
donde todo era hermoso,
donde no hacia falta la madurez.

Quien pudiera retornar a su infancia,
siempre llena de alegría y felicidad,
pues poseíamos la ignorancia,
que con el tiempo se va.

Quien fuera de nuevo un chicuelo
al que todos daban importancia,
el que elevaba sus sueños hasta el cielo
quien miraba la realidad a distancia.

Quien pudiera ser de nuevo un chiquillo,
al que solo le importa jugar,
al cual no tener un centavo en el bolsillo
no le habría de importar.

Quien pudiera ser de nuevo un mocoso,
siempre sonriente,
quizá un tanto caprichoso,
pero no pensando tanto en el presente.

Pero lamentablemente no puede ser,
por más que lo he de desear,
el tiempo no puedo retroceder,
tan solo lo puedo afrontar.

Quizá no podamos hacer,
que el tiempo de marcha atrás
pero el recordar nos hace comprender
que para adelante siempre vas.

Pero nadie podrá borrar
todos los recuerdos hermosos
que ahora podemos atesorar
por ser tan maravillosos.

Días en que esperábamos tanto del futuro,
cuando queríamos crecer
cuando no existía el gran muro
que es el actuar con madurez.

Pero no todo es malo al ser mayor,
y aún podemos tener un reencuentro,
porque aunque estemos en plena flor,
aún podemos consultar al niño que llevamos dentro.