29 de diciembre de 2010

El aire se mece

 
 
El aire se mece en dirección,
vientos que empujan la arena
conversando con el día,
las olas rompen indiscretas
contestando deseosas
con sonidos sórdidos que rompen el silencio,
las personas escuchan sin temor
los arrullos del destino,
pero el dialogo interior crece.
El descanso se presenta
con el sol en la cara
dejando señas de color,
disfrutando del momento.
La imagen directa del agua
hace mella en las cabezas,
relajando la mente
hacia el descanso eterno.
Sensación de olvido
que hace del día
la plenitud del deseo.
El aire se mece en dirección
de nuestro alma,
levantando las indignas formas
que nos relacionan.
Quisiera no dejar de estar
ni en el momento si quiera
para dejar las vanidades
aparcadas con las olas,
en la orilla de la vida.
El aire se mece
yo sigo quieto.