1 de diciembre de 2010

En silencio

 
 
En silencio sentiré el dolor de las palabras que clavaron un puñal en la noche de nuestro apasionado encuentro, en silencio mi alma llorara por el pronunciar de tus labios y el nombre que llevas bordado en ellos, en silencio sentiré esta agonía que me mata y me da vida.
No me veras llorar, mi corazón te prometió no derramar lágrimas por estos ojos que te ven como lo que más anhelan en la vida.
No me veras sufrir, todo lo esconderé por dentro. Te daré mi mejor sonrisa, la más tierna de la miradas, te amare intensamente, te daré la mejor de mis noches, te hare el amor como jamás a nadie se lo he hecho, no me veras caer y no ahogare tu recuerdo.
En silencio me he propuesto a arrancar el hilo con el que tienes bordado el nombre aquello. En silencio tratare de escribir  mi nombre en tus besos. Cuidare tus sueños cada noche de mi vida y no dejare que te lastimen de nuevo.
En silencio hare todo esto, porque puedo soportarlo, porque soy la que puede salvarte, porque tengo el coraje y la convicción para hacerlo, porque la vida me convertido en guerrera y me jugare la vida en esta batalla y tú serás mi mejor recompensa.
No desertare, puedes apostar por ello. Perseverancia me dijo que no me dé por vencida, que no encontrare a nadie como tú, no al menos en esta vida. Constancia me acompaña cada día y me recuerda que eres el amor de mi vida.
No te preocupes por mí, yo estaré bien, se lidiar con esto. Déjame ser tu heroína. Esperanza me dio alas para ir a sacarte del fondo del abismo y Consuelo me dio el secreto de como cobijar tu cuerpo.
En silencio curare estás leve herida sin intensión que provocó aquella noche en la que regresó a tu paleta una pincelada de su recuerdo.
Paciencia me dice que Tiempo será mi aliado para conseguir que estés a mi lado. Fortaleza me ha puesto la armadura que me ayudara a batallar contra todo lo que quiera hacer flaquear mi afecto.
Ves mi amor, todo estará bien, no te preocupes por mí, tengo los mejores aliados y tú eres la gran  recompensa que ansían mis días. Eres el nombre que ansía escribir mi tinta en cada pergamino de los días que me queden de vida.