4 de enero de 2011

Mediodía claro

 
 
Mediodía claro
el sol radiante tizna con su luz
pintando de esplendor.
El inicio de la verdad,
se aferra a mi cuerpo,
tanta claridad y yo en oscuro,
en oscuro estoy,
nada en mi mente,
solo el color del vació.
Mi mente ha volado,
por el cielo azul claro,
guiado tal vez por este mediodía
pero las lagrimas florecen de mis ojos,
flores del dolor de la esperanza,
flores de la oscuridad.
Cada instante que mi mente
piensa en sus palabras
una flor de lamento nace.
Mis ojos ya no ven,
inmersos en un bosque de dolor.
El sufrimiento crece
se escucha la melodía de mis penas,
la impotencia me acecha,
como animal salvaje,