5 de enero de 2011

Para Meditar



Seguimos avanzando en el siglo,
sin el tiempo poder detener,
en un mundo ceñiglo,
que aun nadie quiere entender.

Vemos los cambios climáticos,
y no cambiamos de actitud,
somos unos lunáticos,
que destruimos del mundo su plenitud.

Aún existen luchas de humanos,
guerras frías y destructivas,
donde olvidamos que somos hermanos,
y seguimos con ideas conflictivas.

Otro año recién inicia,
y al parecer nada a cambiado,
en los diarios siempre está la primicia,
de robos, extorsiones y otro asesinado.

Estamos de cabeza,
sintiéndonos quizá impotentes,
al ver tanta torpeza,
de aquellos que son nuestros dirigentes.

El hombre está acabando con la naturaleza,
sin tener piedad de ella,
aquella que con suma nobleza,
aun nos alimenta y a pesar de todo siempre bella.

Es tiempo de empezar a meditar,
lo que estamos sembrando,
debemos iniciar a imaginar,
lo que a nuestros hijos estamos heredando.

Es hora de acercarse más a Dios,
pensar en los tiempos postreros,
ver que estas aportando vos,
y si eres de sus hijos verdaderos.

Te dejo acá una interrogante,
que espero puedas responder
¿tu fé siempre ha sido constante?
o ¿por ratos las has de perder?.

Medita tu accionar,
y en este año nuevo cambia de actitud,
pues a Dios más hay que orar,
para que nos bendiga en tiempos de vejez o juventud.