15 de febrero de 2011

Basta Afrodita y Cupido


Donde se esconde Cupido
que nunca lo he encontrado
de mi ha estado escondido,
o simplemente se ha olvidado.

Donde quedaron sus flechas de amor,
o quizá ha perdido el tino,
me ha dejado en dolor,
sintiéndome un poco cretino.

A donde sus alas lo han llevado
y no puede ya escuchar,
que me encuentro desconsolado,
sin tener a quien amar.

Donde estas enano alado,
porque no has de aparecer,
siempre me has fallado,
¡que no lo ves o no lo has de entender!.

Te he buscado en diferentes lugares,
pero creo que huyes con afrodita,
ambos son causa de mis pesares
y de que mi alma se encuentre solita.

Donde se encuentran par de villanos,
que el amor me han de negar,
a caso sus sentimientos son vanos
y con ellos me hubieren de contagiar.

Son un par de malhechores,
que deberían de encarcelar,
por dar tanto a los mil amores
y a mí ni una pizca me pueden proporcionar.

¿Qué acaso no ven mi sufrir?,
¿no ven que estoy llorando?,
sin tener con quien compartir,
el amor que estoy desbordando.

Llegando a este punto
me es necesario preguntar
¿en que consiste el asunto
de la palabra amar?.

A lo cual respondo: es estar enajenado,
compartiendo una emoción,
gozar la dicha de estar acompañado
fantaseando y perdiendo la razón.

Es parte del ser humano,
el compartir un sentimiento,
sintiéndose un megalómano,
al dejar volar su pensamiento.

Si comprendo el significado,
aún no llego a entender,
porque me han olvidado,
porque no me dan a quien querer.

Basta afrodita y Cupido
ya no me hagan a un lado,
aunque sea por descuido,
bríndenme el amor que tanto he anhelado.