12 de febrero de 2011

CRISTAL, DURO

 
 
Oye, mi voz
oye mi canto,
por favor,
tallado
en mármol;
oye mis penas,
oye el castigo,
oye mis lágrimas,
con ese estilo,
por lo que mas
quieras,
oye el instante,
que te brindo,
con cristales,
duros como rocas,
serian, vosotros,
el publico invisible,
allí en la oscuridad,
que oiga,
mis vidas paralelas,
la egoísta,
la mezquina,
la idiota,
la presurosa,
la cascada,
el manantial,
el esqueleto,
que somos,
oye tu precisamente
de lo que no hablo
nunca,
ya que en el medio
no puedes oír,
tanto ruido,
en el silencio,
que me circunda,
en este preciso
instante,
delante,
déjame volar,
como suelo

hacerlo
y oye mi canto,
impreciso,
del momento
en que el
cristal, en roca
se convierte!