12 de febrero de 2011

Este es mi sentir...




Negro y blanco mezclados son los colores que
hoy veo en mi destino, acompañados en alguna
ocasión por un color vino y el arcoíris de colores
que me presta mi pequeño ángel divino.

Regreso a casa y no hay nadie esperando, en
ocasiones una ninfa amiga, en ocasiones solo
mi melancolía y me quedo viendo el teléfono
esperando una llamada… alguna palabra…

Me siento en la alfombra que es lo único que
me da calor en esta casa aun no amoblada
que se ve gris todo el tiempo ante mis ojos
y alimenta la soledad que por dentro llevo.

Confesiones sin correspondencias, preguntas
sin respuestas, expresiones de cariño sin que
sean devueltas, un viaje largo y una espera
eterna sin respuesta es lo que me queda.

Y a pesar de todo lo expuesto aun le tengo la
puerta abierta, respeto el lado en el que
durmió la última vez junto a mí y sigo
esperando que tal se decida por mí.

Yo aun sigo aquí, con la puerta abierta, con
mi corazón abierto de par en par, esperando
tener pronto a mi niña junto a mi, esperando
por ti y así dejar de ver todo en color gris.