20 de febrero de 2011

OYE MI CANTO

Oye mi canto
inconcluso,
desafinado,
incoherente
escrito;
oye mi voz,
te debo un paseo
por la atmósfera,
te debo cuentos
de niños-adultos,
te debo niños,
para amar y engrandecer,
solitarios pasajes
de año tras año;
te debo tanto!
que no se por
donde,comenzar,
mi canto,
entre jazmines
de la babilonia,
o los patios
moriscos,las
fuentes de los moros,
de persia,
las bellas imagenes
de tutankamon,
y siempre,siempre,
hallarás mi canto


ahí, donde quiera que estés!