7 de marzo de 2011

MI PABLITO



Un pequeño osito,
en mi corazón ha robado,
ha entrado muy despacito
y en él se ha alojado.

Con su dulce mirar,
dice tantas cosas,
se ha hecho amar,
haciéndome sentir cosas hermosas.

Hablo de mi pequeño chaparro,
mi lindo muchachito,
quien cambio mi mundo bizarro
¡hablo de mi hermoso Pablito!.

Pues a pesar que tengo dos hijas hermosas,
él vino a complementar,
las cosas maravillosas,
que el señor me ha de brindar.

Me siento tan orgulloso,
de tener este gran varón,
pues es un niño tan amoroso,
que revivió a este cuarentón.

Con él he empezado a descubrir,
que el amor siempre está en crecimiento
y que el corazón se puede expandir,
llenándose con cada nuevo sentimiento.

Dos años han pasado de su llegada,
tiempo durante el cual he aprendido,
el gran regalo que me dio mi amada,
al concederme lo que siempre había querido.

Con ansias espero el momento
en que ha casa he de regresar,
para ver su cara angelical y de contento,
cuando la puerta he de cruzar.

Quizá no sea el más guapo del mundo,
pero para mí es todo un galán,
que no tiene nada de dundo,
pero es dulce como el flan.

Gracias mi creador,
por tan hermoso regalo,
que me has dado con tanto amor,
después de un largo intervalo.

Gracias por regalarme un angelito
en plena madurez de la vida,
que me ayudara cuando sea viejito,
cuando mi melena se encuentre ya encanecida.

Gracias padre por enviarme a Pablito,
por dar de nuevo alegría a mi ser,
por brindarme a quien necesito,
por darme a alguien más a quien querer.

Feliz cumpleaños mi colibrí,
mi pequeño picaron,
no imaginas lo que significas para mí,
te quiero con todo mi corazón.