28 de abril de 2011

AGUA...



! Apareciste y tu nombre ha sido gravado!


Agua bendita en este suelo; erosionado

¡Cual tormenta!. Que regenera el entorno

Eres el cauce de todo mar y su contorno.


Tu ser es oasis en el desierto que vivifica

Vergel con su noble proceder que glorifica.

Tu ser fuente cristalina y sinónimo de vida,

Afluente y torrente por las aves consentida.


Naciste de las entrañas de la montaña

Eres río impetuoso que logra gran hazaña.

Espectacular es tu caída cascada al lago;

Tu reflejo celestial, agua dulce que halago.


Eres el roció que acaricia todas las flores

La brisa que despierta del campo fulgores,

El agua de la noria que da vida al cultivo;

La nube de agua de la cual estoy, cautivo.

 
Autor: Alberto Corral C. de México