26 de abril de 2011

Escuchame Señor



“DIOS” mírame aquí escribiendo,
con mis ilusiones destrozadas,
llorando en las madrugadas
y ante los demás sonriendo.

Soportando la inclemencia del amor,
melancólico por los días del pasado,
que hoy me causan dolor,
porque de mi se han alejado.

Lamentándome aquí estoy,
mirando hacia atrás,
pensando en lo que sucederá hoy,
reclamando al destino ¿Por qué de mi te burlas?.

Señor estoy desesperado
y de tu mundo me siento excluido,
por momentos sintiéndome acorralado,
y a veces en el me siento perdido.

No encuentro quien me pueda comprender,
nadie que me entienda en este mundo,
alguien que realmente me llegue a querer,
para no sentirme solo como un vagabundo.

Padre estoy preocupado,
creo que te he perdido,
quizá por estar de ti alejado,
todo esto he sufrido.

Y ahora ¿Dónde te puedo encontrar?,
para poder ser oído,
pues no basta el orar
y así dejar mi pena en el olvido.

Se que muchas veces he pecado,
y otras tantas te he ofendido,
con mis actos he mostrado,
que tus leyes no he obedecido.

Pero aunque he cometido equivocaciones,
te pido que hoy me ayudes a cambiar,
escucha por favor mis oraciones.
ayuda a que mis malos actos pueda borrar.

Me he alejado de tu camino,
ayúdame por favor
a cambiar mi destino,
cúbreme con tu amor.

POR QUE:
Quien soy sin ti señor,
sin tener en mi tu luz,
sin creer con fervor,
en aquel que murió por mi en la cruz.

Te lo suplica un humilde escritor,
que vive con la pluma y el papel,
creador de fantasías como todo un soñador,
pero sin saber aún quien es el.