7 de mayo de 2011

LOS NARANJOS, DE MI CALLE BUS

 
 
En mi calle,
había, naranjos,
pequeñitas plantas,
que cuando daban
sus frutos,
naranjas amargas,
las comíamos,
así como venían,
del árbol;
en la primavera,
los azahares, con ese
olor especial, dulzón,
llenaban de risas,
y aromas,
en la calle,
bus,que rememoro,
y traigo a colación;
en mi memoria,
intocable, de pequeña,
disoluta, llena de barro
en las rodillas,
gritando cual loca,
por algún personaje,
inventado, por nosotras,
mujeres de la infancia;
cuidado! Las piernas,
gritaban, desde el portal,
de la casa,
por que,
pues esas piernecitas,
delgadas,
debían entrenar,
a las seis,
en la danza,
del segundo acto de Aida;
mis naranjos,
no existen,
se los mató con
la industria,
que contamina,
pero a mi recuerdo,
no lo contamina,
nadie, nada,
ni enferma ,ni sana,
están ahí presentes,
mis arbolitos
de la calle bus!