23 de agosto de 2011

Luis Fernández Duque



A las miles, de miradas perdidas
que buscaban selladas salidas
en un mapa sin latitud.


A ese beso, que he traspasado
sin consulta previa a mi abogado
y que guardé en tu baúl.


A los versos, que escribí con dulzura
que acabaron en tu sucia basura
y que nunca nadie cogió.


Y yo, que taché de embustera
a la vida, por dejarme fuera
del amor de verdad.


A los besos de un día
que no soñabas
que no vivías
que no buscabas
que no sentías.


Al era yo, el que solo amaba anoche
y que siempre espera un reproche
ya que ella no me quería.


Al destino, que fue más astuto
y encima, me tacha de bruto
por quererla y ella a mi no.


A los te quiero, que no fueron ciertos
y que ahora, y aunque digas lo siento
no veo
tu cara al soñar.


Les dejo su Web para que lo visiten.