25 de septiembre de 2014

Rimas

RIMA l 

 
Yo sé un himno gigante y extraño 
que anuncia en la noche del alma una aurora, 
 

y estas páginas son de este himno 
cadencias que el aire dilata en la sombras. 

Yo quisiera escribirlo, del hombre 
domando el rebelde, mezquino idioma, 
con palabras que fuesen a un tiempo 
suspiros y risas, colores y notas. 

Pero en vano es luchar; que no hay cifra 
capaz de encerrarlo, y apenas, ¡oh hermosa! 
Pudiera al oído, contártelo a solas.





RIMA XI 

 
- Yo soy ardiente, yo soy morena, 
yo soy el símbolo de la pasión; 
 

de ansia de goces mi alma está llena; 
¿a mí me buscas? -No es a ti; no 

- Mi frente es pálida; mis trenzas de oro 
puedo brindarte dichas sin fin; 
yo de ternura guardo un tesoro; 
¿a mí me llamas? -No; no es a ti. 

- Yo soy un sueño, un imposible, 
vano fantasma de niebla y luz; 
soy incorpórea, soy intangible; 
no puedo amarte. -¡Oh, ven; ven tú!


Autor: Gustavo Adolfo Bécquer