18 de octubre de 2010

CABALLO DE TROYA..



El sabor de la desidia es agrio, es engañoso,
te toma gota a gota sin pausa, sin prisa,
sin remordimiento.

Como flor de adormidera te duerme poco a poco
cierra tus ojos y no lo notas hasta llegado el momento.
Cuando veas que su posición toma,
será que ya ha pasado tu tiempo.

Y en su lugar deja al abandono, su compañero
que la sigue a todas partes, como un perrito faldero.

Siempre van juntos, nunca separados,
no saben ser sin el otro a la vez,
una, en guerra de guerrillas,
el otro, presente también.

Y te ves abocada a descubrir el engaño
y como una Troya invadida por un extraño sentimiento,
galopando ya llega en el vientre de un falso regalo,
el que para siempre será tu sombra,...el abatimiento.

Elizabetta
Agosto de 2010