28 de octubre de 2010

MI DESTINO...



El destino siempre quiso alcanzarme,
y yo nunca le deje atraparme,
más cuando por fin alcance me daba
lo hizo cuando menos se le esperaba.

Me tomo por asalto la vida,
me mostró su cara menos querida,
esa que daba cuerpo a la razón,
...de mi huida.

Sin darme siquiera en las esquinas
a tomar un respiro merecido,
me abrazo presto los talones,
que si no hubiera sido así,
hubiese encendido motores
al verle aparecer con sus traiciones.

Mi destino me quiso traer,
todo aquello que nunca quise querer,
me dijo era su labor,
hacerme imposible la luz del sol,
dejarme en las sombras perennes,
alejada mi alma de todo color.

Pudiendo adornar mi existencia,
al entregarme cualquier alegría,
opto por ejecutar la sentencia,
y como verdugo sin evidencia,
de la mas mínima conciencia,
hizo entrega del presente
que esta vida vil,
encargado tenía para mi…
vagar siempre perdida,
con las alas al viento plegadas,
buscando entre los restos de batallas,
la sombra de lo que fui.

Y a pesar de ello infeliz sueño,
que cualquier tarde olvidada,
alcance me dará de nuevo,
y en una entrega inesperada,
dejará en mis manos regalada
la indulgencia que anhelante espero,
la que me libre de la condena
que tuvo a bien dejar en mi existir,
…este eterno y triste fin..

Elizabetta
Oct de 2010