21 de octubre de 2010

Paginas blancas...

 
 
Galaneando estaba en las hélices
la dama vestida de negro,
elegante ella miraba el blanco
de las paginas vacías de un diario
con entrega y decisión ella las leía,
pasaba suave las hojas aperladas
y sus ojos se humedecían de dicha
según iba rebosándose
de las palabras escondidas...
Por loca la tenían
todos los que sabían
que decía que leía el diario
de sus mas amados evites de esta vida...
Por loca la tenían...
Su sonrisa tierna,
al punto del gesto desencantado,
les regalaba
cuando con ojos de pena la sonreían
y su mente gritaba:
¡Ay incrédulos que no veis!
Dónde mirareis que no veis
que estás hojas en blanco
son la memoria que no se me va
ni de noche ni de día
¡Ay incrédulos que dudáis de mi diario!
¡Ay incrédulos...!
Que aquí entre mis dedos yo tengo
las caricias de la verdad
que no es más que mi locura
la que me hace vivir
esperando las líneas
que tienen que venir
del Caballero que fue a la luna....

20/10/2010