7 de noviembre de 2010

GENTIL CABALLERO...






¡Qué gentil el caballero
dando paso a la dama,
pidiendo permiso a todo,
hasta para dar besos de amores
por los más escondidos rincones!

¡Que hermosos los versos
que de su trémula alma nacen,
a ella entrega solícito,
entre ramos de emociones,
siempre temblorosos los sones!

¡Que presto a su llamada,
siempre la capa preparada,
por si se ha de dar la ocasión
en el que ella solicita,
tenga bien a recibir,
todo lo que de su corazón mana..!

¡Que pulsos le sostienen,
mientras en la lejanía
le llegan sus miradas,
lagos inmensos de azul,
aguas mansas deseadas!

¡Que huellas en el sendero
recorre siempre sereno,
tomando los aromas,
que en el hacer juguetona
ella entrega al viento!

¡Que rojos atardeceres,
rotos por los vuelos rasos,
de los rayos tangentes,
que recuerdan poderosos
la intensidad de sus gozos!

¡Que noches infernales
de palpitos y señales,
de caricias que no están,
de pasión arrebatada
sin poder ser entregada!

¡Que caprichoso el destino,
que no quiso darle la ocasión,
de ser a quien ella
rindiera sus armas,
...sin precio, ni condición!

Elizabetta
7 de Nov. de 2010