24 de noviembre de 2010

La Muerte del Poeta




Su cuerpo yacía inerte
Presentía muy cerca la muerte
Sus párpado caían pesados
Su mirada se apagaba
Ya no había brillo en sus ojos.
La muerte esperaba paciente
Para robarle su último suspiro
El poeta estaba tranquilo
Era como un bohemio
De letras versos y rimas
Solo había que esperar
Que la muerte dejara de jugar
Con el tiempo que le daba de más
El poeta en su último instante
Movió su mano
Su mirada se lleno de un brillo especial
Su rostro se ilumino con una sonrisa
Sintió como la paz lo embargaba
Escribía su último poema
Poema que nadie leerá
Fueron palabras escritas con el alma
Su último poema
Sus letras su sentir
Alguien los tomará
Adiós poeta bohemio
Solo tu cuerpo se irá
Tú renacerás en cada corazón
Enamorado, solitario, bohemio
Y alguna lágrima caerá
Llego la hora ya se fue tu último suspiro
Y con el… tu último poema
Poema que nadie leerá.
Porque quedó grabado en tu alma.
Poeta tus letras no se extinguirán.

 
 
De qué sirven los halagos
 
De qué sirven los halagos
Si del corazón no nacen
Solo una pluma lo dibuja
Como una falsa sonrisa.
Decir  te quiero amiga mía
Fue  todo una mentira,
Si lo dices por simple rutina
Ya no gastes más en tinta,
Desapareciste de mi vida
Sin explicación ninguna,
Era yo tu gran amiga
Esa amiga especial  que querías
Era esa amiga del alma
Siempre para ti estaba.
Cuantos te quiero  uno escribe
Haciendo daño al corazón
De quien los recibe con amor,
Antes de escribir un te quiero
Mira tu corazón y se sincero,
Tarde me di cuenta que escribir
Lo puede hacer cualquiera
Pero escribir con el alma
Es difícil cuando tienes frio el corazón.
Te preocupas por las rimas
Ni siquiera al corazón te arrimas.
 
 
 
 
Cuanta tristeza hay en mi alma
hoy la tristeza toco
mi corazón
se apagó mi sonrisa
siento mi alma
ahogada en un mar
de tristezas
cuantos porque
quedan sin respuesta
sigo aferrada
a la esperanza,
esperanza que
nunca llega
Dios mío
miradme
no ves que mi corazón
ya no resiste mas
tan solo te pido
por ella
OH Dios mío!!!
Aleja esta sombra
que persigue
mis días
llenando mis ojos
de llanto
quebrando mi voz
día tras día.
Tú eres mi fuerza
Y sumergida en llanto
Vi como Dios
Lloraba conmigo
Llenando de fortaleza
Mi pequeña alma.