17 de noviembre de 2010

POR FIN A TU LADO

 
 
El momento que siempre he esperado,
llega a su culminación,
por fin te tengo a mi lado,
y fuerte late mi corazón.

Estamos solo los dos,
después de una larga espera,
acelerando en nuestros cuerpos los latidos,
encerrados en un amor de esfera.

Lentamente quito tu vestido,
a la vez que tu quitas mi camisa,
no permitiéndonos algún descuido,
porque en nuestro amor no corre prisa.

Acaricio tu sedosa cabellera
negra como la noche,
larga como del rio la ribera
que a mi cuerpo se adapta como un broche.

Suavemente deslizo mi mano en tu piel
y siento su hermosa textura
la beso tomando de ella la miel
que mi boca llena de frescura.

Me entrelazo entre tus piernas,
encontrando el tesoro escondido,
sumergiéndome en ti con palabras tiernas,
recodándote que siempre te he querido.

Me siento como navegando en los mares
por el vaivén de las olas de tu figura,
que llevan y traen hasta Antares,
conduciéndome a la locura.

Escucho los sollozos de éxtasis,
que emites sin hablar,
haciendo con ello una paráfrasis,
del significado de la palabra amar.

Juntos llegamos a la cima,
envueltos en caricias y besos
dentro del caluroso clima
que dan vida a estos versos.

No solo vivimos el momento,
porque es más que solo una pasión,
pues nos mostramos el sentimiento,
que habita en nuestro corazón.

Suavemente susurras a mi oído,
las palabras ¡TE AMO!,
siendo para mí el más dulce sonido,
que jamás había escuchado.

Te abrazo con más fuerza,
mostrándote como te quiero,
enseñando que mi alma con la pasión se encuentra inmersa
y que sin ti me desespero.

A lo lejos escucho el despertador
y no te quiero soltar,
pues se que a pesar tanto furor
entiendo que te he vuelto a soñar.

Pero el soñar es solo un estado,
que espero poder cambiar
y por fin estar a tu lado,
descubriendo juntos lo que es el amar.