20 de enero de 2011

SOBRE POESÍA

Hay una poesía, que se nutre de superlativos, el poeta pretende, elevar su corazón, hasta ponerlo fuera de tiempo, en el topus uranos,de las ideas; esta poesía, acompañada de una emoción, característica, la emoción de lo superlativo,puede ser poética, mientras el poeta, no logra su propósito; si leyeran a Kant-en leer y comprender a Kant, se gasta mucho menos, que un fósforo, que en descifrar tonterías sutiles y desenmarañar, conceptos ñoños-se encontrarán, con la famosa parábola,





de la paloma, que al sentir en las alas la resistencia que opone el viento, sueña que puede volar, mejor, en el vacío; así ilustra Kant, su argumento mas decisivo, contra la metafísica dogmática,
que pretende, elevar, a lo absoluto, por el vuelo imposible, del intelecto discursivo, en un vacío de sensaciones, de intuición;las imágenes de los grande filósofos-aunque cumplen una función didáctica-, tienen un valor indudable; conste ahora, que existe-creo yo-una paloma lírica, que suele eliminar el tiempo, para mejor elevarse, a lo eterno, como kantiana, ignorando la ley, de su propio vuelo...no hay mejor definición que esta poesía es algo de lo que hacen, los poetas, que sea este algo, no hay que preguntarle a los poetas, porque no será nunca, el poeta quien conteste!

lidia-la escriba   en una expresión que no es mas, que melancolía