6 de febrero de 2011

OBEDIENCIA...



Aguardaba ansiosa el acabar de cada día,
esperaba que amaneciera la hermosa noche,
con el dulce llegar de tu boca con derroche,
suplicante en mis labios loca pasión pedía...

Entregaba aquello que toda mi piel quería
ejecutaba con maestría ciega el broche
haciendo caso omiso al loco juego del boche
que mi cuerpo en ese momento intenso ejercía…

Sin querer sentir lo que así con ello sentían,
los negros cielos anotaban los mil agravios,
y por tus besos en mi cuerpo, no amanecían...

Y mis piernas clamando dulzor se entreabrían,
suplicaban tensas la tibieza de tus labios,
que como esclavos cada noche ,… me obedecían..


Elizabetta
Febrero de 2011