15 de abril de 2011

Poema al Cristo


Busqué descubrir mi vida entera
soñar con el velo de tu llanto,
vivir la sensación bajo tu manto
e ir descalza hacia el mundo que un día vieras.

Quisiera borrar la sangre de tus días
de mortajas, dejarla ausente,
sacarte esa lanza aún presente
y eliminar odios, violencias y agonías.

Beber del mismo Cáliz que tú alzaste
redimir del mundo, sus pecados,
bajarte de la cruz, quitar los clavos
y abandonarme a la dicha de tu suerte.

Sentir que de la muerte estás ausente
bebiendo de la fuente de tu mano,
dejar, en los labios humanos
tu amarga pena aún latente.

Con el verbo que sana las heridas
miro al mundo violento que has dejado,
pensando que en las mentes ya paridas
sólo falta el amor por ser sembrado.

Pues, pregunté al mundo y no hay respuestas
si esa pena que te alcanza…
es la punta de otra lanza
a las almas que están muertas.

Hoy sentí en mi mejilla que dejaste
el beso de tu llaga en agonía,
y supe que no me abandonaste
que perduras en la lucha de mis días.

Dime Cristo… Tú, Cordero degollado
que soportas el pecado todavía,
dime si a mi muerte un día
seré yo… otro Cristo maltratado.

¡Cuántas cuentas rezadas de un rosario!
entre juncos que pintan su alegría,
¡cuántos clavos de tu cuerpo sacaría!
para formar… éste triste abecedario.



Autor: Conchi del Blanco

Les dejo su Web para que la conozcan, me gusta mucho como escribe.