26 de julio de 2011

EL VERDADERO AMOR



Con él quise crear un poema sin fin,
y lo veté en mis palabras
y en mis silencios.
Con él podría amanecer entre espumas arreboladas
contagiándolo por doquier,
a quien quisiera arriesgar su cómodo sillón.
Con él las violetas perderían sus morados
atravesando las gargantas de sus verdugos,
con la flecha de la sensatez, del empezar.
Bálsamo de la pesadumbre,
remedio eficaz para la fatiga del errante,
alcanfor de la integridad,
batalla constante con armas de paz y miel.
Con él, el pudor cambia de chaqueta,
los miedos se aletargan a la sombra del laberinto
y se atraviesa la llanura de la templanza.
Por eso doy las gracias al vino, a tu mirada
y a la gota de rocío que, presurosa,
se confunde con el mar,
porque todo contribuye
a que siga perviviendo.





A VECES SOMOS POETAS SIN ESCRIBIR NINGÚN VERSO




A veces somos poetas sin escribir ningún verso,
Sin recurrir a la pluma ni al soslayo de lo real;
a veces, sentimos el mundo dentro
Estallando en nuestra sangre y ocupándolo todo
-arterias que se llenan de locura,
venas que arrastran el más lúcido ensueño-

A veces somos poetas sin esa lucidez
en el borrón de lo que se ve por dentro,
en la apariencia de pequeñez absoluta,
en la certeza de esa pequeñez absoluta;
a veces somos poetas sin nombre, sin sentido;
queremos creer en el vaivén de ideas absurdas
que bailan, como asustadas, en el otrora oscuro,
evitando ser burladas, criticadas, zarandeadas.
A veces somos poetas aún sabiendo el final,
o porque somos conscientes de él:
nos arrugamos en el declive,
perdemos la esencia de la virtud,
enfermamos hasta el delirio,
atravesamos la ruta del dolor,
nos bañamos en nuestros propios orines, sin percatarnos
si es que la suerte nos ronda,
y nos morimos
como mueren los amores,
como muere cualquiera que provenga de un nacimiento.
A veces somos poetas en soledad,
sin más compañía que las tristes comparsas

de palabras acuciantes,
marabunta de desgarros que pugna por brotar
y no consigue asomarse a un papel en blanco.

Les dejo Web para que la visiten, es maravillosa.