19 de agosto de 2011

Mejor que estar contigo



Mejor que estar contigo
es pensar
que voy a estarlo
en unos días, unas horas,
un ya.
Y cerrar los ojos
y tocarte con mi alma;
y tu alma
y la mía
se encuentren y sueñen juntas
que están solas,
con los ojos cerrados,
añorándose.
La una a la otra.




Un soneto me manda hacer sonante

Un soneto me manda hacer sonante
y como Lope estoy en gran aprieto
porque aunque sé catorce son soneto,
desfilan seis detrás y ocho delante.
Avanzo firme como caminante
rimando los finales con respeto,
y finalizado el último cuarteto
empiezo los tercetos expectante.
Pero más importante que la forma,
es eso que trabaja noche y día
puliendo aquel detalle que transforma
en proceso de magia y fantasía.
Pues los versos extraños a la norma
convierten al soneto en la poesía.




Aquello que frustra tiene ese nombre



Aquello que frustra tiene ese nombre
que aunque sencillo por dentro es gigante.
Me perdí en sus calles inmensas, antes,
de haber rechazado el hombro del hombre.
Aquello que llena tiene ese nombre
que aunque confuso por dentro es brillante.
Hallé refugio en sus huesos; delante,
de aquel lugar donde musas se esconden.
Golpe mortal asestado en las sombras.
Huye fugaz cada vez que la nombras.
Tortura, mordisca, miedo: la rima.
Brillo final cuando llega la noche.
Droga crucial que te llena de voces.
Belleza, remedio, magia: poesía.




Idealizada no está su figura


Idealizada no está su figura
ni figura ella entre las más bellas,
mas rogando por sus besos me espera
vida larga de tormento y tortura.
Ni en los ojos, ni en el pelo, ni en la altura
destaca, pero brilla cual estrella
en el cielo, allá en lo alto, tan pequeña
que muestra muy a penas su textura.
Me enfurece, maltrata y desespera.
De mí no necesita más que un rato
para de un gesto atarme a sus cadenas.
Tiene el desdén por sentimiento nato
pero siempre me hechizan sus caderas
y al final me abandono a sus abrazos.

Les dejo su Web para que lo visiten, leí poco y lo que lei me encantó.