10 de septiembre de 2015

OBSESIÓN POR TU MIRADA

 
 
Tal vez llegue la lluvia
y el escalofrío del alma descienda.
Tal vez los sueños despierten
y como insectos viajeros
se deslicen por mis pestañas.
Tal vez el hechizo de tus ojos
solo sea un interludio que justifique
mi obsesión por tu mirada.
 
  
REVELACIÓN
¡Cuánta luz cubre tu cuerpo!
carnosa revelación. Cautivas.
Solo pienso en los besos y estos
mis labios transmutan los sabores
de la sal al dulzor. Hierve la sangre.
Impetuosa la lengua se adelanta y
un remolino en el vientre revolotea.
Araño el fuego antes
de que llueva ambrosía en la boca.
 
Autor: Tatiana Aguilera
 
Su Web: