21 de octubre de 2010

Espejismo de un verano

 
 
El aire permanecía caliente, sofocante, y una suave
brisa
pasaba por las dunas
dificultando un poca la visión.

La arena en pequeños remolinos jugaba con los riscos amontonados.
haciéndolos lucir como castillos medievales.

Gaviotas revoloteaban en el cielo, oteando en busca
de alimentos.
mientras que el invasivo olor a sal penetraba
en el aire que respiro.

Ya era después del mediodia, cuando febo brillaba
en su esplendor.
los parpados pesaban , el sueño venia ayudando en
todo el dificulto mirar.

Los niños con sus figura ocupaban la playa y la algarabia
sonaba por doquier
Y en un instante de magia veraniega, tu figura donde
ronpen las olas llego.

Lucias esplendida con toda tu belleza y tu delicada figura
parecia volar
levantandome al instante para observarte, pero te esfumaste
en la inmensidad del mar..



Robi