14 de octubre de 2010

SIGO

 
 
Sigo en procura de ese ser de luz
que me eclipse, me potencie
que haga del amor no tan solo un acto

una mujer-ternura
de mejillas suaves y corazón fuerte
esa precisa
paciente compañera

sigo buscando esa mirada clara
que me invite a su abrigo
que me bese
que se entregue sin reproches hecha fiebre

ese ser que se acople exacto
a mi alma en mitades
que no tenga miedo de perderse en primaveras
o afrontar ardores invernales

esa mujer – naranja fragante –
que se suelte el pelo y la sonrisa
para amarme

que se sepa a sí misma
y me lleve a conocerme
que sea belleza sembrada en consonantes
para dar a luz poesía

sigo, trepado a intentos
a pesar de no haberla encontrado todavía
sigo tras ella, y es esa
la de manos soñando ser caricia
la que se anima desnuda, a verme entero
la que quiere ser canción y cielo

ser y solo ser
para llegar a la noche y hallarse al calor de mis costillas

Maravilla de cara hermosa
te sigo el rastro
hasta me seas cierta.