23 de marzo de 2011

Abrazo de un poema



El tiempo y la distancia nos ha separado
y cada quien eligió distinto camino,
ya no estás a mi lado
y yo lejos de ti forje otro destino.

Mi mundo cambio de color,
y la vida de otra forma pude ver,
descubrí un nuevo amor,
que hace aprecio de mi querer.

Sin embargo no he de negar
que albergo tu recuerdo en mi mente
y que deseo volverte a mirar,
pero eso no sería una acción inteligente.

¡Ay! amor de juventud,
el que compartí a tu lado,
aquel que con ingratitud
derribaste mi corazón que se sentía alado.

Son tantos los momentos
que juntos compartimos,
donde se desbordaron los sentimientos,
en el tórrido romance que vivimos.

Pero hoy tan solo mi poema te ha de abrazar,
porque desconozco tu paradero,
pero mis palabras se que te han de llegar,
en el transcurso del tiempo en el cual soy pasajero.

Se que ignoras que por ti hoy me inspiro,
pero eso no me ha de importar,
a pesar que se me escapa un suspiro
cuando a ti te he de recordar.

Pero es por un amor del ayer,
un recuerdo del pasado,
de una vida que no pudo ser
y que en el tiempo quedo pausado.

No he de escribirte palabras de amor,
porque esas por ti han muerto,
ellas se las dejo a mi sucesor,
aquel que en tu corazón encontró un puerto.

Mis versos los dirijo a tiempos anteriores,
a sentimientos encontrados,
por viejos recuerdos de amores,
que creía que tenia olvidados.

No es que vayan a renacer,
ni nada por el estilo
y como podrás ver
para nada me pondrán intranquilo.

Aun así es bonito recordar,
mi primer gran amor,
aquel que nunca he de olvidar,
y que hoy fue mi ente inspirador.