18 de marzo de 2011

Carta de F.Gammadis

 



Una  lágrima negra recorre la piel de aquella que pintaba
su rostro y se arreglaba para verse  siempre bien ante tus
ojos,  se  derramo  el  rímel  de lágrimas  recorriendo  sus
mejillas  y  una  botella  con  olvido  salió a buscar por la
noche para beberla y con ella intentar ahogar tu recuerdo.

Un  corazón  roto  ha  quedado,  amargo  por palabras que
aun suenan en  sus oídos repetidamente haciéndolo sufrir
constantemente y  sin  encontrar  en  este  momento alivio.

Si  por  amor  haz  sufrido,  pues ella también, ella también
ha   entregado  todo  y   muchas  veces   no  recibió  nada  a
cambio, ella amo infinitamente y siempre estuvo dispuesta
a dar  todo  de  sí  misma,  ha  sufrido, ha  llorado,  a  veces 
se   ha  aislado,  no   te  imaginas  por  cuanto   ha   pasado.

Si te preguntas si de verdad sintió algo por ti,pues si lo hizo,
te  amo  intensamente  en  este  corto  tiempo, te amo de una
forma que  ni  ella  misma  imaginaba,  volvió a sentir en su
corazón  algo  que  creyó  haber  olvidado,y  no  sé si sea lo
peor  o   lo  mejor  pero  ella  te  ama  y siempre piensa en ti.

Pues  sí,  se  enamoró  de  ti, a pesar de lo que sabía, a pesar
de  tu  historia,  a  pesar  del  viaje,  a  pesar  de todo dejo el
miedo  a  un  lado  y  entraste  en  su corazón,  gracias  a eso
comencé a escribir yo, F.Gammadis, gracias a eso regreso la 
inspiración  a  nuestras vidas y abrimos juntas este espacio.

Y  si  en  verdad   vas  a  apartarte de  su  vida,  pues deberías
despedirte y darle las gracias por lo que ella te dio, para que
ella  de  vuelta  a  la página, para que cierre el libro que tiene
escrito tu  nombre,  para  que  la herida ya comience  a sanar,
para  que  ella   siga   su  camino,  para   que  siga  avanzando
sin  ti,  sin   mirar   atrás   y   con   la   frente  siempre  en  alto.

Y  si la quieres contigo,  díselo,  si lo  haces  jamás  te  dejara
salir  de  su corazón   y  no  podrá hacer  otra  cosa  más  que
amarte  y  hacerte  feliz,  y  si necesita tiempo,  pues  díselo  y 
toma  el que  creas necesario... créeme ella  te  sabrá esperar.

 







**Gracias, por ti volvi a escribir yo, F. Gammadis, y no me gustaria dejar de hacerlo.