3 de marzo de 2011

ME DISTINGUES

 
 
Me distingues
entra los otros,
me distingues
entre los
arboles altos,
que mueve el viento,
me distingues
por ser pesarosa,
me distingues
a lo lejos,
alguien canta,
un estribillo
de la eternidad
de los sueños;
hablamos de amos,
hagamos el amor,
pero dejarás 
de distinguirme,
a pesar, del todo
o la nada;
el este y el oeste;
también tienen
mi presencia,
a veces dudo,
muchas mas veces,
que afirmo;
no soy excelsa
en el relato,
no tengo presencia
en la lírica,
en la ciudad de 
las furias;
entre nosotros
y vosotros,
existen algunas
discrepancias,
pero no son de gravedad;
salvo puntos ,comas
y regalos,
sutiles, gentiles,
amorosos en los
idus de marzo,
y luego, me apropio,
de mi misma,
y salgo a volar,
inteligentemente,
por los países,
las animas,
las quejas...
la pertenencia;
no soy de acá,
no soy de allá,
solo estoy mirando
pasar y pasar,
a las palabras
inquietas,
de ustedes,
imaginados;
y se parte en dos
la esperanza,
y tal vez sea complejo,
elevar de nuevo,
la utopía,
inexistente, arriba,
bien arriba,
del mástil
donde se unen
los variados colores,
de banderas,
en reclamos
vanos;
los idus de marzo
será posible,
que no vengan,
los sirocos,
los cuatro vientos cortados,
en la mía esencia,
donde acuno, arrobo,
al mas mínimo
decir,
de otros, que pasan!