29 de marzo de 2011

POESIA DESENCADENADA






En un vasto universo
en donde todo puede suceder,
nace de mi corazón este verso,
para ti que hoy lo has de leer.

Poesía en movimiento,
la que a diario hemos de ver,
que nos provoca el sentimiento
y nos ayuda en Dios poder creer.


Poesía que en todos lados se ha de encontrar,
que a diario hemos de vivir,
en la tierra, el cielo o el mar,
que sutilmente nos ha de instruir.


En el vuelo de una mariposa,
al escuchar un pájaro trinar,
cuando un botón se convierte en rosa
o al ver a una madre su hijo amamantar.


Quizá en un hermoso amanecer,
al observar el sol que está naciendo
momento en el que puedes agradecer,
que otro día estas teniendo.


Poesía en el sonido del mar,
en el vaivén de las olas,
cuando descubres el amar,
estando con tu amor a solas.


Cuando escuchas murmurar del viento en la arboleda,
en los colores que a esta han de engalanar,
al pasear en un hermosa alameda
que tu espíritu se ha de motivar.


Poesía por debajo de los mares,
con su flora y su fauna,
peces, medusas y calamares,
anemonas de belleza como ninguna.


En las montañas congeladas,
o quizá tal vez en los polos,
la vez en las playas soleadas
o en el microscópico nucléolo.


Poesía por la naturaleza,
por el don de la vida,
llena de alegría y tristeza,
pero que nunca es aburrida.


Poesía desencadenada
que en este mundo dejo Dios,
latente de día, noche o madrugada,
por doquier la vez vos.